Planificación de actiividades

Esto es una prueba la página está en construcción.

La insuficiente responsabilidad ante la comunicación generalmente ocasiona problemas en el proceso, cuando se analiza, ambos actores le atribuyen esa dificultad a su interlocutor, sin embargo, para desentrañar los orígenes del conflicto deberíamos remitirnos a las variables que intervienen.

La inmensa mayoría de los teóricos en el tema consideran que ambos sujetos comparten la emisión/recepción de mensajes, su codificación/descodificación, canales y lenguajes; a los cuales ambos le pueden o no interponer barreras.

Para determinar la calidad de la comunicación no basta con buscar las barreras que genera nuestro interlocutor, lo importante sería analizar que he hecho yo para alcanzar la información que me interesa.

Si no fui capaz de hacer todo lo que estaba a mi alcance para recibir el mensaje, entonces la barrera soy yo, recuerde el proverbio, no hay mejor sordo que el que no quiere escuchar.

En la comunicación institucional, se escuchan frases como: Yo no lo sabía.

Cuando se pretenda alcanzar un alto desempeño profesional no se puede esperar pasivamente a que me envíen la información, tengo que salir y esforzarme en buscarla, utilizar tantas fuentes y canales como sean necesarias para acceder a la información significativa para mi desempeño.

Desde luego estamos hablando de comunicación, por lo que ambos sujetos se suponen que actúen consecuentemente como señalábamos, de lo contrario no estaríamos ante un problema de comunicación, sino sería sencillamente ausencia de comunicación.

Revisémonos para no adoptar actitudes como la de los sujetos que aparecen en la caricatura de inicios de página, no nos tapemos la boca, los oídos o los ojos.